Entradas

EL TAXI

CONOCIA A SU CIUDAD DE PUNTA A PUNTA. SUPO SER CHOFER DE COLECTIVOS EN ESE TABLERO DE AJEDREZ, ESA GEOGRAFIA  DE LA MENTE QUE ERA SU CIUDAD.EN AQUELLOS TIEMPOS , HACIA EL RECORRIDO ENTRE PLAZA DE LOS SUSPIROS Y LA CALLE MATRIMONIO CON HIJOS. ERA UN RECORRIDO POR CALLES ALEGRES, COMO TODAS LAS CALLES DEL BARRIO CASAMIENTO, PERO, A MEDIDA QUE SE ADENTRABA EN EL RECORRIDO SE VOLVIA EL VIAJE AUDAZ, SOMBRIO E INCIERTO, AUNQUE, ES JUSTO DECIRLO, EN LA AVENIDA EMBARAZO LAS COSAS MEJORABAN POR UN TIEMPO.TAL VEZ, CANSADO POR LO MONOTONO DEL RECORRIDO, DEJO EL COLECTIVO, EN REALIDAD Y PARA DECIR LA VERDAD SE HIZO ECHAR AL CHOCAR EN LAS AVENIDAS PUTEADA Y CARAJO CON UN SEMAFORO QUE NO ANDABA HACIA CUATRO BRONCAS. LO CIERTO ES QUE LO INDEMNIZARON Y COMPRO EL TAXI.LOS PRIMEROS DIAS, GRACIAS A DIOS, RECORRIA LA GEOGRAFIA DE ESOS BARRIOS CON ASOMBRO, TAL VEZ SUGESTIONADO POR ESA LIBERTAD SIN RECORRIDO FIJO Y, QUIZAS POR CASUALIDAD TUVO VIAJES CORTOS, CASI TODOS POR LA CALLE NOSTALGIA, QUE ERA SU CAL…

GRATITUD

Imagen
A TODOS LOS PROFESIONALES DE LA MEDICINA:

GRACIAS POR TAN INMENSA TAREA EN ESTA HORA DE PRUEBA PARA LA HUMANIDAD.
VAYA ESTE PEQUEÑO TRIBUTO COMO AGRADECIMIENTO POR SUS SERVICIOS.
EN LA VOZ DE JOAN MANUEL SERRAT;
DETRAS ESTA LA GENTE
PARA USTEDES




GRACIAS POR TODO
SALUDOS 
MARCELO PABLO RINALDI

PARAISO

LUCHAREMOS, COMO SIEMPRE CONTRA EL VIENTO Y LA MAREA, CLARIFICANDO LOS TIEMPOS, SEMBRANDO PAZ EN LA TIERRA.
REPARAREMOS EL DAÑO DE LAS ARMAS Y BANDERAS, Y UNA VEZ MAS, COMO SIEMPRE, PERDONAREMOS OFENSAS.
SEREMOS HUMANIDAD A PESAR DE LAS BAJEZAS, Y CEDEREMOS LA GLORIA POR ALCANZAR LAS ESTRELLAS.
Y UNA MAÑANA CELESTE, AL LLEGAR LA PRIMAVERA JURAREMOS NO RENDIRNOS Y LUCHAR CON LO QUE QUEDA
PARA HACER DEL PARAISO LA REALIDAD EN LA TIERRA, POR AMAR Y SER AMADOS, POR QUERERNOS COMO SEA.
VENCEREMOS A LAS ARMAS, LOS CONFLICTOS Y LAS GUERRAS, Y UN DIA, Y DESPUES DE TODO, LA UTOPIA, SERA NUESTRA.
MARCELO RINALDI

CANTARES

Imagen
JOAN MANUEL SERRAT EN EL BLOG OTRA VEZ
ESTA VEZ, CON SU TEMA CANTARES
OTRA OBRA MAESTRA DE SERRAT
SALUDOS A TODOS
QUE LO DISFRUTEN
MARCELO RINALDI



MI BARRIO

LAS CALLES DE MI BARRIO ME HUELEN A MADERA DE ARBOLES FRONDOSOS, A MOTORES FEBRILES A MUGRE Y AGUA FRESCA ME HUELEN SUS VEREDAS LA LUNA NO SE ENTERA Y ENCIENDE SUS CANDILES...
ILUMINANDO EL FUTBOL EN BARES TRASNOCHADOS, ACARICIANDO GATOS, CASTRADOS O VIRILES, PINTANDO LAS PAREDES DE FONDOS SIEMPRE BLANCOS Y LEYENDAS QUE NADA CONTIENEN DE SUTILES.
MI BARRIO HUELE A TANGO DE ESQUINA ARRABALERA A COLECTIVO LLENO QUE SUS ARTERIAS TIÑEN DE HUMO CADA PIEDRA, Y ACEITE EL EMPEDRADO, Y UN SOL EMBANDERADO CON LUNAS INFANTILES
LE BESA CADA TARDE LOS VIDRIOS TRANSPARENTES A LAS VENTANAS BELLAS CON SUS RAYOS GENTILES. MI BARRIO TIENE MAGIA, Y COLORES Y VIDA. O LA TUVO EN UN TIEMPO QUE EN MI ALMA PERVIVE,
LOGRARON MAQUILLARLE LA CARA CON NEGOCIOS Y VESTIRLO DE RICO CON EDIFICIOS GRISES SIN EMBARGO CONSERVA VIEJAS LETRAS DE TANGOS. ESAS VIEJAS PAREDES., ESOS COLORES TRISTES 
PINTADAS EN SU LOMO DE ALQUITRAN Y DE ASFALTO COMO UNA FOTO VIEJA QUE EN EL HOY NADA DICE. LO RECORRE UNA FAUNA NUTRIDA Y FUTBOLERA, UNOS GUAPOS DE A…

SIN PRINCIPIO NI FINAL

Imagen
DESDE ARGENTINA ABEL PINTOS Y SU TEMA SIN PRINCIPIO NI FINAL








DESDE CUENTESIA
MARCELO RINALDI
QUE LO DISFRUTEN

PARA ELLOS...

ENTRE GONDOLAS LLENAS
Y ELIGIENDO BARATO
POR EL PAIS DEL HAMBRE
VAN LOS JUBILADOS.

RECORREN PRESUROSOS
LAS CALLES DE SUS BARRIOS
BUSCANDO SU FARMACIA
CON TEMOR A LO CARO.

COMEN RABIA Y ANGUSTIA
JUNTO CON SU PUCHERO
ELIGEN LA PASTILLA 
MAS UTIL A SUS HUESOS

SI SON O NO FELICES
DEPENDE DE LOS NIETOS,
DE SUS HIJOS Y AMIGOS
DEL GATO Y DE LOS PERROS.

Y ENTRE REZOS Y ANGUSTIAS
LLEGAN A FIN DE MES
PARA COBRAR LO POCO
Y EMPEZAR OTRA VEZ.

MI PUEBLO LOS IGNORA
Y LES LLAMA "LOS VIEJOS"
ALGUNO, CARIÑOSO, 
HASTA LE DICE "ABUELO",

QUE DISTINTO SERIA
ESCUCHAR LO QUE SABEN
RODEADOS DEL AFECTO
Y ENTRE FACTURA Y MATE.

PARA NO DEFRAUDARLOS
LES ESCRIBI ESTOS VERSOS
SE PODRIA DECIR
QUE HE CUMPLIDO CON ELLOS

Y ELEVO MI PLEGARIA
POR SALUD Y VEJEZ,
PARA ELLOS MI VERSO,
MI PIEDAD Y MI FE.


MARCELO RINALDI