EL TEMPLO

Soy el espíritu errante
de un hombre bueno y valiente
desencarné hace milenios
y estoy aquí desde siempre.
Este templo me ha albergado
luego de un juicio solemne
en el que fui condenado
a habitarlo para siempre.
Tras ésos mármoles blancos
que las columnas sostienen
tantas glorias han pasado,
brotaron tantos laureles...
Ví pasar los mercenarios,
traficar los mercaderes,
pronunciarse los oráculos
y a los magos hechar suertes.

Soy el guardián y testigo
de éste templo donde ceden
al poder del Dios Eterno
los poderosos y fuertes.
Tantas veces he rezado
ante el altar que hoy se yergue
donde antes hubo un ídolo
con fuego y luz en su vientre.
He servido a muchos Dioses,
pues los cultos se suceden
a lo largo de los tiempos.
Ante éste espíritu vuelven:
las eras, las estaciones,
la vida, el amor, la plebe,
pasó la guerra al galope,
volvió la paz sin jinete.

Ví al Redentor de los hombres
vencer a la misma muerte
en una cruz, sin pecados,
clamando al Padre su suerte.
He visto esposos y esposas
jurarse el amor que deben
ante el Dios, y su corona
de espinas y no laureles.
Dinastías han pisado
ésos mármoles urgentes
tanteando entre lo sagrado
profecías y placeres.
Se convirtió en mi Señor
el servidor de las gentes
sometiendo a sus designios
a Emperadores y Reyes.

Ví los cortejos funestos
con el responso doliente,
horas de luto albergaron
las vigas y capiteles.
y temerosos de Dios
en esta casa imponente
avemarías y glorias
oraron fuertes y débiles.
El pueblo en días de gloria
dejó la ofrenda solemne,
la viuda acercó a su hijo
para que fuera sirviente,
los clérigos celebraron
misas largas e indulgentes,
y se oyeron padrenuestros
conmovidos y fervientes.

Nada ha escapado a mis ojos,
nada ha impedido que viesen,
ni la limosna fortuita
ni el óbolo insuficiente.
He visto lo poco y mucho,
lo inútil,magnificente,
lo religioso y profano,
lo bueno y malo me tienen
por testigo hace milenios
de lo que va y lo que viene.
Sé de los largos silencios,
rezos, sermones y gentes
ante Dios, las religiones,
sacerdotes y poderes.

Marcelo Rinaldi

Entradas populares de este blog