Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

PARA CREAR IDEAS...

Para crear ideas que abran caminos rectos
adopte la postura de meditar los hechos,
beba dos cucharadas de algún amor sincero
y en paz y dulcemente observe los efectos.
Conozca los motivos que lo impulsan a hacerlo,
(lo de crear es arte, yo cuando amo no bebo),
y por seguir buscando el ansiado momento
imagine una calle y un hermoso sendero.
Deberá usted negarse a ejercer lo incorrecto
o, tal vez, por razones que escapan al momento
delicado y amado en que escribo éstos versos,
para crear ideas que abran caminos rectos,
deba ser ordenado, sincero, y compañero.
No dude ni un segundo en ejercer lo bueno,
y abrir el corazón en prosa como en verso,
esperarla cual sabio que crea con el tiempo
un ritual milenario de alegría y contento
y así amar a su idea esperando el consejo
experto, necesario, cariñoso y sereno.
Otro arte sagrado en lo que hace a todo ésto
consiste en detenerse y reflexionar a tiempo,
para éso me ayudan los dos gatos y un perro
y así entro en razones, sutiles, por supuesto,
y cuando ellas no acude…

ANTE SU RODETE NEGRO...

Era un día como tantos,
la tarde húmeda y fría,
yo pensando en la muchacha
motivo de mi alegría.
Mi corazón es el nido
donde ni lenta ni fría
a menudo ella acurruca
su cabellera prolija.
Al sentir sobre mi pecho
su reclinar de osadías
ella oía mi latir,
y era de ella lo que oía.
La mañana olía a besos,
unos besos y caricias,
que esparcían por la casa
corazones, y sonrisas,
y conejos a montones,
chocolates, y osadías,
tibios pompones de lana
que en las nubes me tenían.
Su corazón es un templo
donde no tienen cabida
ni el orgullo, ni el pecado
para su gracia y mi dicha
y así al mirar tras sus ojos,
y ver lo inmensa y bonita
que es ella por adentro
supe que sería mía,
para que, en tanto ella quiera,
y Dios así lo decida
reine la paz en su alma
y sus días huelan a vida.
Es que aunque siendo pequeño
mi corazón resucita
al ver sus ojos morenos
tirar mis estanterías.
Porque aunque inmenso por dentro
mi grandeza se arrodilla
ante su rodete negro
y el filo de sus pupilas.


Marcelo Rinaldi