LA NOSTALGIA

Es hija del pasado,
igual que la locura.
Su paso es insidioso
como el de la duda.

Y toda vez que puede,
desde el crudo recuerdo,
oprime, silenciosa,
frágiles sentimientos.

Remueve en nuestro pozo
un barro más que espeso.
Pretende transformarlo
en agua y alimento,

y lo único que logra
es que duela en el cuerpo:
el error cometido,
el amor traicionero,

las tristes realidades
que no vimos a tiempo,
el frágil equilibrio
entre el hoy y el recuerdo,

el amor que perdimos,
la ilusión de tenerlo,
las culpas del pasado
que no hemos resuelto,

los por qué sin respuestas,
las quejas de los nuestros,
y en un rincón del alma,
las lágrimas del tiempo

que tanto derramamos
tras anhelos y sueños
amando lo perdido
y añorando en silencio.

Marcelo Pablo Rinaldi

Entradas populares de este blog