HACE TIEMPO

Hace tiempo que narro las historias de otros
como si un trovador me dictara los versos,
ha volado mi alma por los cielos del mundo
y a la eterna belleza han seguido mis huesos.

La violencia del hambre duramente ha golpeado
varias veces la puerta por pedir alimento,
pero el ángel que crea, para bien o desgracia,
con serenas palabras reconforta al hambriento.

Sólo en dos dimensiones, con papeles y tinta,
las historias de otros, sueño, vivo, amo y creo.
Sobre grandes tratados con valor me abalanzo
y ante una hoja en blanco por temor me detengo.

Soy obrero del verso y escribir mi trabajo,
mi herramienta es el verbo, mi salario es lo bello,
considero a mi pluma una gracia alcanzada,
y ejercer mi tarea: un sublime derecho.

Mi mirada que abarca realidades sutiles
no es ajena a los temas comunes y concretos,
antes bien se hace tierna en los rudos paisajes,
y sigilosa vaga por bares y por puertos.

Y remonta otra vez a alcanzar corazones
a seguir por el mundo lo que busco y no encuentro,
a escrutar las acciones, a esperar recompensa,
a entender lo sagrado, a aceptar en silencio.

Marcelo Rinaldi

Entradas populares de este blog