A VECES (INSPIRACIÓN)

A veces, a la madrugada
en la misma silla y con papel al frente
musas por venir y esperando ansioso
juegan mis biromes inocedntemente.
A veces, amiga, en las noches largas
tristes por demás, a veces amargas,
con mäquina Rémington, cinta negra y roja,
salpico mis versos sobre blancas hojas.
La espero y no llega, ¡ay, inspiración!,
¿qué pasa?, no vienes, aparece, ¿qué sucede?
Escribí por tí casi cuatro hojas
hace mucho vienes, visitas mis sueños
mas eres ladrona pues nunca apareces
cuando estoy dispuesto, cuando yo te espero.
Llegas de improviso, no tocas mi puerta
golpeas despacio, me cambias las reglas,
melodía dulce suena en la guitarra
o acompañas temas con mi vieja flauta.
A veces te llamo desde el grabador,
elijo un cassette con temas del cielo
le cierro la tapa y apreto las teclas
para que salpiques de tí mis infiernos.
A veces suspiro, te extraño y no vienes
quiero que mi ánimo emprolijes hoy,
quisiera que vengas, te añoro y en serio
quiero me visites, ¡ay, inspiración!.
Miro mi reloj, pasaron las horas,
son casi las dos o tres de la mañana,
no se si me has o no visitado
pues casi dormido escribo en mi cama...
Poemas al viento apilados todos
entre el escritorio y la biblioteca
te esperan, amiga, ansiosos acaso,
presienten y saben que has estado cerca.
Cuando acaso vengas, quizás esté dormido,
toca melodías para despertar
mi melancolía que llama en tus noches
y se rinde cuando cree no llegarás.
¡Ay, inspiración!, cuántos versos propios,
cuántos desvaríos, ¿qué espero de tí?
cuántas hojas blancas, y por yo seguirte,
cuántos sinsabores me esperan a mí.
¡Ay, inspiración!, a veces te pienso,
siento y te presiento tan cerca de mí
que dejo dicho al viento si voy a dormirme
me susurre apenas te vea venir.
Marcelo Pablo Rinaldi

Entradas populares de este blog