y me quedé colgao en las alturas...
J. M. Serrat

REDONDILLA

Fue creado este poema
un poco simple y esquivo
igual que crece el olivo
bajo el sol que dora o quema.

Con el alma saboreas
sus estrofas de corrido
pues maduró en el olvido
esperando que lo leas.

Como lluvia en primavera
que da vida al sembradío
o como el agua del río
llega a tu boca sincera,

así van risas y penas
a la grupa de éstos versos
desde éstos trazos adversos
a tu mirada serena.

Qué valor tienen aquellas,
ambas tan buena semilla
entre la tierna gramilla
de las ideas más bellas,

Sembradas en tu camino...
¿abrirán la nueva huella?,
¿volverán tu vida bella?...
¿o suave el yugo en tu sino?.

De mano en mano pasea,
o vía mail, carta, aprisa,
o lenta como una brisa
hasta el sitio en que la lea

tu vista de centinela
y, ritual de antigua misa
a tu mirada precisa,
alcanzará aunque le duela.

Donde te encuentres irá,
mi añorada poesía,
sin ser carta ni elegía,
redondilla, que más dá.

Marcelo Rinaldi




Entradas populares de este blog