LO QUE QUIERE LA GENTE...

 Lo que quiere la gente, no es éxito sublime,
lo que quiere la gente, no es tan sólo dinero,
la riqueza es un arte que a algunos encandila,
lo que quiere la gente no es ser artista o genio.
Lo que quiere la gente es tener sus amigos,
una manta caliente cuando llegue el invierno,
y una mano que, suave, acaricie la suya,
estando sin salud y sintiéndose enfermo.
Lo que quiere la gente no es vivir de la fiesta
lo que quiere la gente no es saber sobre el juego,
de brillar para miles o millones de seres,
lo que quiere la gente es a veces un beso.
Lo que quiere la gente es sentirse más cerca,
hablar de tanto en tanto con los buenos afectos,
lo que quiere la gente no es jugar en primera,
lo que quiere la gente, es un abrazo a tiempo.
Esperan, desconfían, porque el mundo, sabemos,
está lleno de trampas, está lleno de riesgos,
lo que quiere la gente es una carta simple
que diga lo que siente un corazón sincero
y poder releerla a la vejez madura
y emocionarce un poco, con lágrimas o besos.
Lo que quiere la gente, no es el champagne más caro
ni una íntima cena junto a un lago o un puerto
lo que quiere la gente son dos ojos que miren
a los suyos y digan :´´te amo´´ entre silencios.
Lo que quiere la gente no es un yate o un piso
sino dormir con alguien a quien ame hace tiempo,
la gente quiere musas que le inspiren poemas,
las musas quieren gente para inspirar: ¨´te quieros¨´.
Lo que quiere la gente no es un avión de lujo,
no es un bello vestido, ni un frac de casamiento,
la gente necesita ternura entre las manos
escuchar a los hijos y sus pasos primeros,
lo que quiere la gente no es que le digan : orden,
nación, ideología, defensa, nada de éso
la gente necesita hablar sus soledades,
decir: tengo mi angustia, o decir tengo miedo,
sin que nadie se ría, y sin ningún desprecio
ofrecer una rosa y recibir un pétalo.
Iniciar cada día, con un lenguaje antiguo,
ésto de:´¨amor, mi vida¨y aquello de ¨te quiero¨,
ver los atardeceres en celo y abrazados
mirando el horizonte,  caer el sol ardiendo.
Sentirse bendecidos por una luna llena,
que sorprenda sus pasos el saludo fraterno,
la gente no ha buscado a través de milenios
ni armas sofisticadas, ni tren ultramoderno,
la gente quiere ser el amor de una dama,
y buscar ésa dama bajo tierras y cielos.
La gente quiere abrazos, la gente quiere besos
amanecer amando, no a solas y entre miedos.
Sentir la mano suave cuando estamos enfermos
la caricia más tierna que no compra el dinero.
Lo sé, lo supe siempre, pues soy uno de ellos,
la gente busca al Dios, al Dios que habita en ellos,
lo ignoran muchas veces por no saber de él,
lo buscan en los otros y lo buscan adentro.
Hay cosas que no entran quizás en éstos versos
y quizás más de uno las anhele en secreto,
sin embargo son cosas que no todos obtienen
pues muchas de ésas cosas no las compra el dinero.
La risa de los niños, los trinos del jilguero,
los besos que la luna regala a los bohemios,
los versos que me inspiran las musas que no vemos
y el corazón me dicta, idioma de por medio.
La gente quiere cosas, muy comunes, por cierto,
la gente quiere abrazos, la gente busca besos.

Marcelo Pablo Rinaldi
   6/3/2013
Buenos Aires
Argentina          
          
        

Entradas populares de este blog

VERSO CARACOL